12 febrero 2017

BOMBEROS: UN CUERPO EN EMERGENCIA

El cuerpo de bomberos de Nueva York gasta en cinco días 3.500 millones de pesos que equivalen al presupuesto de un año para los 202 cuerpos de bomberos que operan en Colombia. Este es un indicador del problema que confrontan estas entidades a nivel nacional. El ochenta por ciento de los cuerpos de bomberos que existen en Colombia, dicen expertos consultados por EL TIEMPO, no cumplen a cabalidad sus funciones por falta de insumos, presupuesto y elementos básicos para afrontar las emergencias.
Por: LETICIA FORERO
Aunque no hay estadísticas precisas sobre los tipos de siniestros en el país, se sabe que, sólo en 1989, los bomberos atendieron más de 50.000 emergencias por incendios, explosiones, rescates o salvamentos de personas en situación de riesgo.
Si bien la mayoría de bomberos existentes en Colombia son voluntarios, el cinco por ciento de ellos se consideran mixtos por su dependencia económica (parcial o total) y administrativa del orden municipal (Tunja, Santa Rosa de Cabal, Montería, La Dorada, Calarcá, Orito, Montenegro, La Celia y Manzanares).
Los de Riohacha (Guajira) y Santa Bárbara (Antioquia) no prestan servicio por falta de presupuesto. El de Flandes (Tolima) dejó de funcionar.
Aunque estas cifras hablan por sí solas, estudios que se han realizado en los últimos tres años evidencian grandes fallas en este sistema de protección que ha tenido grandes avances en otros países de América Latina. Con amor no basta Los expertos sostienen que un gran porcentaje de los cuerpos de bomberos del país no reúne los requerimiento para ser considerados como tales. Y comparados con los estándares internacionales, ningún cuerpo de bomberos en Colombia reúne los requisitos básicos en cuanto a dotación, recursos, hombres y formación.
El estudio elaborado por el Consejo Colombiano de Seguridad para analizar la situación real de los cuerpos de bomberos señala que solo el cuarenta por ciento de los oficiales tiene manual de funciones y régimen interno, y el 58 por ciento de los voluntarios tiene estatutos vigentes.
Es evidente la precaria gestión administrativa, partiendo del manejo de sus recursos económicos. Solo el 19 por ciento elabora su presupuesto de ingresos y egresos anualmente. No tienen políticas claras de desarrollo , asegura el estudio.
El 77 por ciento no tiene departamento de prevención y seguridad, y 79 por ciento carece de departamento de capacitación. Ello indica que no cumplen con su función fundamental de evitar las emergencias desde su origen , agrega el informe.
En cuanto a personal por número de habitantes, la situación más crítica la presentan las principales ciudades: Bogotá, 0.4; Barranquilla, 0.37; Medellín 0.54; Bucaramanga 0.84, y Cali 1.13 bomberos por cada 5.000 habitantes. (Ver gráfico).
El 15 por ciento no tiene personal permanente para atender emergencias y 55 por ciento tiene menos de tres bomberos permanentes. Eso indica que el setenta por ciento de los cuerpos de bomberos no tienen personal suficiente para la atención adecuada de una emergencia , agrega el estudio en mención.
El 97 por ciento no cuenta con la dotación básica para prestar adecuado servicio, solo cinco por ciento tiene equipo detector de gases para verificar atmósferas peligrosas antes de intervenir y el 16 por ciento cuenta con equipo de aire autocontenido para actuaciones en atmósferas contaminadas. Así, el 84 por ciento de los bomberos debe exponerse a situaciones de riesgo sin las debidas medidas de protección. Mandados a recoger Nadie se imagina un bombero sin su máquina extintora. Sin embargo, el 13 por ciento de las instituciones no la poseen; el 38 por ciento están funcionando deficientemente o se encuentran en reparación y el 76 por ciento del total de vehículos disponibles por los cuerpos de bomberos tienen más de 12 años de servicio.
Las normas internacionales para estas instituciones señalan que cada cinco años debe haber reposición de equipos para que estos sean confiables en una intervención.
En cuanto a las comunicaciones, solo el 64 por ciento tiene teléfono de emergencia y, aunque es un servicio a la comunidad, los bomberos deben pagar una línea particular.
El 33 por ciento de los cuerpos de bomberos carecen de equipos de radio, comunicación fundamental para la coordinación de la atención de una emergencia.
Por ejemplo, el cuerpo de bomberos de Bogotá, que es oficial y considerado a nivel nacional como uno de los mejores, solo tiene una frecuencia de radio para la atención de emergencias. Además, esa frecuencia es prestada por la Policía Nacional.
Comparada con Caracas en donde los cuerpos de bomberos tienen nueve frecuencias de su propiedad y son reconocidos como la mejor entidad bomberil de Latinoamérica la capital del país y el resto de municipios colombianos están a la zaga. (ver recuadro) Aunque el agua es el agente extintor por excelencia y la principal herramienta de los bomberos, el nueve por ciento de los municipios que tienen bomberos no tiene red de hidrantes. En donde existe, el 65 por ciento presentan deficiencias en su estado físico, funcionamiento, cubrimiento de áreas y baja presión.
El Consejo Colombiano de Seguridad, dentro de las recomendaciones que hizo luego de concluido el diagnóstico en el país, señala que los escasos recursos económicos y materiales constituyen el más serio obstáculo para el funcionamiento de las instituciones bomberiles. Ello se traduce en baja calidad de los servicios a la comunidad.
Es necesario que las administraciones municipales asuman la responsabilidad de garantizar este servicio y que la comunidad apoye las acciones que se ejecutan, toda vez que su papel es importante para la seguridad de la vida y los bienes de las personas .
En criterio del Consejo es urgente, además, la reglamentación técnica, administrativa y operativa de los bomberos para su fortalecimiento institucional.
Entre los temas básicos incluye la necesidad de un seguro de vida para los bomberos, capacitación, reglamentación y formación de una escuela bomberil, una cooperativa que les permita el suministro de elementos a bajo costo y reducción o exoneración de impuestos.
Otros instrumentos deben ser la libre importación de máquinas extintoras y equipos de trabajo, exoneración del pago de servicios, elección de comandantes y demás personal sin influencias políticas, y reglamento de la Ley 12 de 1948 que declaró a los bomberos como entidades de utilidad común y por lo tanto con trato preferencial en materia de impuestos.
El ingeniero Renán Alfonso Rojas, del Consejo Colombiano de Seguridad, considera que es prioritario elaborar el anteproyecto de ley que va a crear el Sistema Nacional de Bomberos para darle vida a una organización que, a nivel nacional, represente a todas las instituciones ante las autoridades centrales, dicte las normas sobre capacitación y organización, y consiga los recursos para que las entidades se fortalezcan y funcionen de acuerdo a su importancia en la comunidad. Para ello solo falta decisión política. SOCORRO! La protección de los ciudadanos en sus vidas y bienes es un derecho inalienable contemplado en el artículo 2 de la Constitución Nacional y obligatorio del Estado. Pero, dice César Duque, son los bomberos los que la están asumiendo en condiciones muy desventajosas.
Según Duque, los bomberos están usurpando funciones del Estado. Para este ha sido fácil evadir su responsabilidad, pero no les ha dado los medios ni los recursos. Y, como si ello no fuera suficiente, les quita lo poco que tienen cobrándoles impuestos, servicios y el pago de líneas de crédito sin fomento que no les permiten la adquisición de equipos mínimos, que son costosos pero indispensables para adelantar su misión .
Además, Colombia es el único país de Latinoamérica que no tiene una estructura jurídica para los bomberos y que no los reconoce como organismo de socorro.
Así quedó estipulado cuando el Gobierno Nacional decidió crear la Oficina Nacional de Atención y Prevención de Desastres Ley 46 de 1988, el más grande avance para el manejo de siniestros, en la que se incluyó a todos los organismos de socorro, a excepción de los cuerpos de bomberos.
Colombia es también considerada, a nivel continental, como el país con la peor y más pobre infraestructura de protección pública contra incendios.
Y qué decir de su situación económica? El 23 por ciento de los bomberos existentes no reciben aportes oficiales. El 64 por ciento subsiste con auxilios oficiales de 83.000 pesos mensuales en promedio hoy prohibidos por la Constitución para gastos de combustible e insumos para el control de incendios, pago de servicios agua, luz, telefono, mantenimiento de equipos e instalaciones, elementos de oficina y de aseo, dotación del personal, pago de nómina a personal permanente, renovación de material y equipos de lucha contra incendios, rescate y salvamento. 

02 febrero 2017

Como los bomberos chilenos estan atacando los incendios forestales

Cómo los bomberos, voluntarios y adorados en Chile, están atacando los feroces incendios que consternan al país

El sábado, en medio del caos por los frenéticos incendios que azotan el centro de Chile, Gabriela Torres y Luis Lagos cancelaron su matrimonio y donaron la comida a la unidad contraincendios de la cuidad.
Los bomberos de Constitución, una de las comunas más afectadas por la emergencia, recibieron la donación con cariño y alegría. Comieron torta y canapés.
Porque un bombero, explica el capitán Alex Muñoz, "nunca dice que no".
Como en otros países, los bomberos en Chile son voluntarios que dejan sus familias y trabajos a un lado cada vez que el fuego amenaza una ciudad, un animal o a la naturaleza misma.
"Nosotros servimos por abnegación y pagamos por servir", continúa Muñoz, bombero en sus tiempos libres, pero soldador de profesión.
Incluso antes de los voraces incendios que registran 600.000 hectáreas quemadas, los bomberos ya eran vistos como seres queridos y admirados por la población.
Son, de hecho, la entidad en la que más confían los chilenos, con un 98% de aceptación, según encuestas de la consultora Adimark,
Ahora son héroes con los que la gente se toma fotos cada vez que puede.

"Ganas de seguir"

Muñoz lleva 27 años prestando este servicio, "y con ganas de seguir", añade.
Flaco, bajito, el soldador no terminó el bachillerato pero en la unidad es jefe de médicos, abogados e ingenieros.
"El sentido y la validez de ser bombero es que no te paguen", asegura.
Varias veces han venido políticos a este cuartel con el ofrecimiento de pagarles un sueldo, pero siempre lo han rechazado porque lo consideran una manera de desviar sus intenciones.
"Si nos pagaran estaríamos pidiendo días y horas libres, mientras que ahora varios de nosotros llevamos 20, 30 días seguidos trabajando", explica.

Bomberos en ChileDerechos de autor de la imagenFRANCISCO UBILLA
Image captionEl Estado aporta dinero para ciertos gastos, pero los bomberos tienen que pagarse el traje protector.

Pero que no reciban un sueldo no significa que los bomberos chilenos no exijan ciertas facilidades, que para muchos de ellos no son suficientes.
El Estado les da dinero para manutención y sueldos de secretaría, tesorería y otras funciones.
Pero, por ejemplo, el traje protector, que cuesta hasta US$3.000, lo tienen que pagar ellos.
Además, prestan otros servicios, como rescates subacuáticos, en alturas y vehiculares.
"Hemos ido tomando las responsabilidades que el Estado no ha tomado y para nuestras necesidades tenemos que hacer maravillas".

Bomberos reciben ayudaDerechos de autor de la imagenFRANCISCO UBILLA
Image captionLos bomberos cuentan con un altísimo índice de popularidad entre los chilenos.

Los bomberos hacen fiestas, rifas, bingos, eventos para recolectar plata.
Pero la carestía, dice Muñoz, no es la única razón por la que no dicen no a nada: "Se trata más de una voluntad de servir siempre".

El reto más grande

Los incendios que día a día han ido quemando el centro de Chile en el último mes se convirtieron en el reto más grande al que se han enfrentado los 40.000 bomberos que ejercen en el país sudamericano.
Con fama de sencillos, apasionados y gozosos, los bomberos chilenos son admirados internacionalmente por su excelencia, debido a los complicados exámenes psicológicos, médicos y procedimentales que deben aprobar.
Podrán llevar 30, 40 o 50 años trabajando en esto, pero ninguno de ellos dice haber visto algo como lo que está ocurriendo ahora.

Incendios en ChileDerechos de autor de la imagenFRANCISCO UBILLA
Image captionLa noche supone el reto más grande para los bomberos.

Sólo el 1% de los incendios en Chile -que generan el 70% de los daños- son tan grandes e implacables como los que se están generando este año.
Por eso los bomberos creen que hay algo más allá de las razones usuales para explicar que cada vez que apagan un incendio, se prenda otro.
Casi ninguno de ellos duda que hay alguien detrás de los incendios, porque no se explican que se prendan varios focos al tiempo a varios kilómetros de distancia y en la dirección contraria al viento.
Hay 42 personas detenidas como presuntos incendiarios, pero la Corte Suprema rechazó el lunes la designación de un fiscal para investigar si hay un grupo organizado detrás de una emergencia que ha adquirido dotes de "ataque terrorista".
Michel de L'Herbe, un experto en emergencias que ha estudiado esta serie de incendios en detalles, rechaza la idea de un complot para prenderlos.

Incendios en ChileDerechos de autor de la imagenFRANCISCO UBILLA
Image captionLos recientes incendios son inusuales en esta región.

En número de incendios este año sólo ha habido un aumento del 12% comparado con el año pasado, mientras que en hectáreas quemadas el aumento ha sido de 1.400%, según cifras oficiales.
"Si tuviésemos una oleada de pirómanos", le dice De L'Herbe a BBC Mundo, "el primer indicador debería mostrarse en el número de incendios, en lo intencional, y no la dispersión de dos incendios muy agresivos, que es lo que estamos viendo en las zonas del Maule y O'Higgins, donde se ha quemado un tercio de la totalidad".

Una batalla por varios frentes

Precisamente en el Maule, BBC Mundo acompañó a una unidad de bomberos durante dos operaciones.

Bomberos chilenosDerechos de autor de la imagenBBC MUNDO
Image captionEl capitán Alex Muñoz (arriba izq), el comandante Luis Sepúlveda (arriba der), el operador de manguera Roberto González (izq abajo) y el compañero que descansa. Son todos de lugares distintos del país, reunidos en el Maule para enfrentar la emergencia.

La batalla más feroz que entablan en el terreno, después del fuego, es el viento, que cambia de dirección de repente y adquiere raros comportamientos debido a la fuerza del incendio en una topografía montañosa y agreste.
Luego están los pinos y eucaliptos, que monopolizan la naturaleza de la región, porque tienen resina inflamable y están secos tras 9 años sin que haya llovido.
Hay otras variables insólitas, como los conejos que habitan bajo la superficie de la tierra y salen corriendo, prendidos, hasta caer calcinados en otro bosque, que termina en llamas.
Al final de una de las operaciones, uno de los bomberos encontró el pedazo de un envase plástico de diluyente para autos, en lo que para ellos es una prueba de que el incendio había sido prendido por un malintencionado.
"Hemos encontrado focos alrededor de árboles y parches en los troncos como si hubieran echado gasolina y prendido solo ese pedazo", le dijo a BBC Mundo el ingeniero y comandante de la operación, Luis Sepúlveda, que vino de Putaendo, a 500 kilómetros de acá.
"Esto es todo muy raro, nunca habíamos visto algo así", reitera.

Bomberos en ChileDerechos de autor de la imagenFRANCISCO UBILLA
Image captionAlgunas voces sugieren que los incendios son intencionados pero todavía no hay pruebas definitivas que lo confirmen.

Intencionales o no, los incendios que Chile no logra extinguir son algo que acá, tierra de desastres naturales, nunca nadie vio.
Ni siquiera los bomberos.

CLAMAN BOMBEROS EN SONORA APOYO DE SUS DIPUTADOS Y GOBERNANTES

CLAMAN BOMBEROS EN SONORA APOYO DE SUS DIPUTADOS Y GOBERNANTES

Marco A. Flores
Nogales, Sonora.- La Asociación Estatal de Jefes y Bomberos de Sonora “levantó la mano” luego del anuncio que hiciera el Congreso del Estado de ya no entregar una partida presupuestaria de más de tres millones de pesos para el combustible de los Diputados, suma que vendría de gran ayuda para los “apagafuegos” en todo el estado.
El presidente de este organismo, José Manuel Hernández Domínguez, manifestó que les solicita a todos los legisladores, que volteen a ver a sus cuerpos de bomberos, cada uno en su Distrito tiene uno o más departamentos en los municipios a los que representan.
“Lógicamente tres millones de pesos no solucionan el problema de los bomberos, pero si nos aliviaría un poco a sufragar los gastos de operación y combustible que se nos elevan, por ejemplo en diciembre echábamos cien litros de diesel a una unidad y eran mil 150 pesos, pero ahora en enero nos equivale la misma cantidad a mil 750 pesos, 600 pesos más”, ejemplificó.
Hernández Domínguez agregó que los bomberos no tienen de donde pagar esa cantidad extra para prestar el servicio tan importante para salvaguardar la integridad física y propiedades de los sonorenses.
“En ese sentido, les pedimos a nuestros diputados que hagan algo, el año pasado los buscamos y enviamos solicitudes, escritos, para que revisaran el tema y se legislara alguna ley o presupuesto, que viniera del estado a los municipios para sus bomberos, desafortunadamente no tuvimos eco ni respuesta oficial, de todas las solicitudes que les hicimos”, aclaró.
Recordó que la solicitud principal fue que los treinta pesos que paga cada contribuyente una sola vez al año en el reemplacamiento o revalidaciones de placas en las agencias fiscales, se convirtiera en una contribución en lugar de la actual aportación voluntaria, petición que no fue atendida por los diputados locales.
“Por eso este llamado, para ver si esos tres millones de pesos que utilizaban los diputados para su gasolina, vayan y den a las estaciones de bomberos en todo el estado”, agregó Hernández Domínguez.
También dijo que el Gobierno del Estado cumple con la devolución de recursos que hacen los sonorenses mediante las aportaciones voluntarias, por ello también le pedían a los contribuyentes que no los soltaran de la mano y que siguieran aportando esos treinta pesos.

Incendios forestales en Chile

27 octubre 2016

Bomberos, los héroes vestidos de rojo



Desde Perú: No se puede ocultar la admiración por los integrantes del cuerpo de bomberos. En este despiadado nuevo siglo, plagado de desquiciantes atentados terroristas, de bombas de tiempo que significan fábricas o almacenes en zonas de gran densidad poblacional donde campea la informalidad en seguridad, en ciudades donde los autos y camiones se destruyen como insectos golpeados por un matamoscas, allí están los ‘hombres de rojo’ para ayudar en la tragedia. 

Nadie puede olvidar el heroísmo del cuerpo de bomberos de Nueva York aquel infausto y trágico 11 de setiembre del 2001. Dos aviones comerciales secuestrados por terroristas se habían estrellado en las dos Torres Gemelas del Trade Center. La alerta fue total: todas las unidades de bomberos de la ciudad y otros pueblos aledaños fueron convocadas para hacerle frente a la emergencia. 

Mientras decenas de oficinistas bajaban, dando tumbos, para escapar del edificio sin importarles que podía haber ancianos o niños, trescientos cuarenta y tres bomberos hacían lo contrario, subían a trancos para ayudar a los heridos o incapacitados. Como se recordará, 343 ‘hombres de rojo’ se inmolaron y ofrendaron sus vidas, ya que las torres se derrumbaron en contados minutos. Pero los bomberos peruanos Alonso Salas, Raúl Sánchez y Eduardo Jiménez no son menos héroes que sus pares norteamericanos. 

Ellos llegaron para sofocar las llamas de un sospechoso incendio en un almacén del Ministerio de Salud y una fábrica de zapatos. Los bomberos peruanos nunca han tenido que lidiar con una tragedia como la ocurrida en Nueva York el 11 de setiembre, por la cantidad de vidas humanas perdidas: 2751 víctimas, incluidas los rescatistas. Pero los peruanos tienen mucha más chamba y están muy mal equipados al comparárseles con los norteamericanos. 

Solo en el presente año los bomberos han tenido que enfrentarse a ¡¡96 mil 049 incendios!! ¿Cuál es la razón? Muy sencilla, en el Perú no hay una cultura de prevención y no hablamos solo en los hogares donde dejan velas prendidas, cables de luz pelados, conexiones eléctricas truchas, sino también en empresas grandes y formales.

O si no recordemos los dantescos incendios en fábricas de pinturas, en almacenes de un gran supermercado. Los valerosos bomberos norteamericanos arriesgan su vida en atentados como el de las Torres Gemelas, la explosión de Oklahoma o el devastador huracán ‘Katrina’, en Nueva Orleans, pero los peruanos como los héroes Salas, Sánchez y Jiménez, se inmolan en incendios que pudieron evitarse, pues se originan por negligencia humana en su mayoría. 

Comprendemos y nos solidarizamos con el dolor de sus deudos y es obligación del gobierno no solo reestructurar el Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Perú, pero no en la base, donde están los héroes, los profesionales que después de trabajar o estudiar van a dormir en condiciones incómodas, en algunos casos precarias, para salir disparados a combatir incendios y salvar vidas, sino en las cabezas que han demostrado ineficiencia. 

Pero también es obligación del Estado indemnizar a las familias de las tres víctimas. Sus pares norteamericanos del Trade Center tuvieron asegurada la vida de toda su familia, y allí fueron más de trescientos. En El Agustino murieron tres. El desgarrador reclamo de una niña que llorando dijo que reconoció a su papá por un curioso llavero que siempre llevaba consigo, nos hizo llorar a todos. Creo que el mandatario PPK también se conmovió y hará algo. 

Los norteamericanos homenajearon a los rescatistas con una película de Hollywood, protagonizada por el gran ganador del Oscar, Nicolas Cage y dirigida por otro gigante, Oliver Stone. Ya es hora que el cine peruano, que ha abordado temas de violencia política, delincuencial, policial y corrupción, novelas famosas, le rinda un merecido homenaje a nuestros bomberos, pues resulta conmovedor que los niños de nido, cuando les preguntan qué quieren ser de grandes, contestan: ‘Bombero o policía’. Apago el televisor.

http://trome.pe/opinion/el-buho/bomberos-heroes-vestidos-rojo-28218 

21 octubre 2016

Adiós a bomberos héroes




Adiós a bomberos héroes: gracias por tanto, perdón por darles tan poco
PERÚ - Tragedia en El Agustino. Efectivos del Cuerpo General de Bomberos perdieron la vida en una lucha contra el intenso fuego. Alonso Salas Chanduví (25), Raúl Lee Sánchez Torres (35) y Eduardo Jiménez (45) se convirtieron en héroes de su institución y de todo el país. Incendio destruyó fábrica de calzados y un almacén del Ministerio de Salud. Se investiga lo sucedido.

Escribe:
Óscar Chumpitaz

Cuando oyen la sirena, tienen que dejar a sus familias y trabajos y corren a sus cuarteles. Allí los esperan trajes estructurales, sus cascos y sus botas, muchas veces raídos. Con más corazón que recursos, salen a combatir incendios, sin cobrar por lo que hacen. Y a veces no alcanzan a regresar.

Los tres bomberos, quienes la noche del martes habían sido declarados desaparecidos durante un incendio en El Agustino, fueron encontrados ayer sin vida, atrapados bajo toneladas de escombros.

La tragedia sucedió en una fábrica de calzados y el fuego se extendió hacia un depósito de medicinas y documentos del Ministerio de Salud.


Alonso Salas Chanduví, Raúl Lee Sánchez Torres y Eduardo Jiménez Soriano temían que dentro del predio, envuelto por extensas llamas, hubiera gente atrapada, y por eso intentaron ponerla a buen recaudo. Pero una pared, de más de siete metros de alto, se les vino encima.

Según especialistas de Seguridad del Estado, esto se habría producido porque las estructuras (columnas y vigas) de metal se dilataron por la intensidad de las llamas, lo que empujó la pared de ladrillos y concreto hacia adentro.

Conmoción en el CGBVP
Los efectivos de rojo, que habitualmente salvan numerosas vidas, esta vez fueron las víctimas fatales. Una verdadera tragedia.

"Es muy difícil expresar lo que ha sucedido; no encuentro palabras para esta tragedia", respondió el brigadier mayor del CGBVP Manuel Vera Romaní. "Hace años que hago esto, y hemos visto cosas horribles. Pero esto tiene una dimensión incomparable", agregó, muy afectado.

Miércoles 11.15 am. El seccionario Luis Schuller cortaba una línea de agua, pero no podía contener el llanto. Otros dos brigadistas se abrazaban, ensimismados, en el puesto de comando. Los médicos del Sistema de Atención Móvil de Urgencia (SAMU) miraban al vacío. Estaban en shock.

Como no se había visto en años, tres rescatistas habían tenido que ser rescatados.

Lo sucedido tenía tal dimensión que, desde ayer, los bomberos estaban en estado de conmoción. Flores y velas convirtieron a la compañía Roma N° 2 en un santuario.

"Ustedes son nuestros héroes", manifestó afligido el comandante de Lima Centro, Manuel Yi, para dar aliento a sus compañeros.

Los tres bomberos fallecidos habían recibido formación especial en rescate de estructuras incendiadas. Eran hombres que formaban parte de la brigada especializada en el rescate de personas atrapadas.

Cuando una estructura se encuentra incendiándose, lo primero que se tiene que hacer es entrar para rescatar a las personas. Antes de empezar a maniobrar las máquinas, antes de apagar el fuego, antes de hacer cualquier cosa, los bomberos deben entrar para ver si alguien se encuentra en peligro.Y eso hicieron los tres.

El joven Alonso Aalas
Alonso Salas Chanduví fue uno de los que ayer no retornaron a su hogar. Él era subteniente del CGBVP en la referida compañía, una de las más antiguas del país.

El 1° de noviembre cumplía 26 años y le faltaba poco para terminar sus estudios universitarios de administración de empresas. "Mi sobrino era un joven servicial, metódico y estudioso. Siempre estuvo dispuesto a ayudar en situaciones de emergencia, aunque no se encontrara de servicio", recordó Juan Salas.

Dijo también que Alonso dominaba muy bien el inglés y que hacía de traductor de sus compañeros cuando realizaban capacitaciones o cursos con bomberos de otros países. Trabajó en Defensa Civil de varias municipalidades, una de ellas fue la del Rímac.

Alonso fue bombero desde hace 10 años. Había formado una empresa de prevención de riesgos y desastres. Era un joven emprendedor.

Antes de egresar del colegio, Alonso Salas ya había servido como voluntario durante el terremoto de Pisco, en 2007.

Según cuentan sus familiares, estaba en quinto de media y fue junto a Jesuitas a hacer labores en favor de los damnificados del sismo de 7,9, que estremeció Ica y el sur del país.

No importaba el riesgo de sus misiones y el riesgo del lugar en emergencia, Salas siempre mostró vocación de servicio y llegaba a la zona cuando fue requerido.

En un video publicado en la cuenta de Facebook, el joven da su testimonio sobre la experiencia que vivió aquellos días en la devastada Ica. "En verdad, el compartir con los Jesuitas no es algo que te imponen, es un estilo de vida. A uno le nace el ayudar", dijo luego del voluntariado.

"Es un héroe junto a sus dos compañeros que lo acompañaron y lo están acompañando. Todos los bomberos son héroes", dice allí un seguidor.

Raúl, padre amoroso
El deseo de servir a la población como bombero, aun en situaciones complicadas, era una de las principales motivaciones de Raúl Lee Sánchez Torres para incorporarse al cuerpo de bomberos.

Él tenía la intención de aprender algo nuevo, de estar activo, le gustaba ser colaborador. Sus amigos lo describen como un muchacho que siempre guardaba mucho optimismo ante situaciones adversas.

Sánchez Torres era natural de La Oroya (Junín). Tenía 35 años y vivía en San Juan de Lurigancho. Era seccionario desde el año pasado.

Se encontraba separado de su pareja, con quien tuvo una hija. "Deja a un niña de 5 años, que era muy querida por él. Era un padre muy amoroso, nos duele mucho su partida", dijo un familiar en la morgue central de Lima.

Pareja embarazada
El mayor de los tres fue Eduardo Jiménez Soriano. Tenía 45 años, pero llevaba solo seis meses en la institución. Limeño de nacimiento y residente de San Juan de Lurigancho. También se desempeñaba como seccionario. Su pareja estaba esperando un hijo suyo, de acuerdo con lo contado por el mayor brigadier Manuel Vera.

Se destacaba por su espíritu solidario, pues siempre estaba colaborando en las capacitaciones que se realizaban, y en las que siempre hizo un esfuerzo junto a sus compañeros para dar lo mejor de sí.

"Siempre que tenía su tiempo libre se lo dedicaba a los bomberos. Era un hombre muy activo y detestaba las injusticias", aseguró a La República un compañero suyo de la Compañía Roma N° 2.

"Es muy triste esto"
Por la tarde, el comandante César García recordó a sus compañeros. "Hemos perdido tres seres humanos brillantes que espero que el Estado y la sociedad nunca los olviden".

Sin poder contener el llanto, el oficial de bomberos destacó que los 'héroes de la institución' murieron intentando buscar vidas que no encontraron. "Ingresaron para salvar vidas, pero se inmolaron en el local. Es muy triste esto. Alrededor de 80 años que no teníamos una pérdida como esta", dijo entre lágrimas.

García confirmó que todos los bomberos del país realizan su trabajo diario de ayuda al prójimo con uniformes desgastados y equipos insuficientes.

"Lamentablemente por una serie de factores el Estado no ha tenido a bien hacer renovación de equipos, pero esa no ha sido la causa. Hay deficiencias, sí, las tenemos, nos falta apoyo de parte del Estado, pero la causa esencial de que estos tres jóvenes hayan perdido la vida es salvar vidas", sostuvo en una entrevista en Canal N.

Precisó que son pocas las autoridades regionales o municipales que apoyan a los bomberos. Por ello pidió mayor interés del Estado en sus necesidades.

"Duele mucho porque a veces se acercan solo por temas políticos, nosotros solo estamos para servir a los ciudadanos sin mirar quién sea. Lo único que necesitamos es equipamiento para trabajar en las emergencias", enfatizó.

Cerca de las dos de la tarde, los bomberos presentes en el lugar rindieron un homenaje y los carros de la institución hicieron sonar sus sirenas. Bajo el lema "Llegamos juntos y nos vamos juntos", los brigadistas no se movieron del lugar del siniestro hasta que los restos de sus compañeros fueran trasladados a la morgue central de Lima.

¿Dónde se originó?
Pero, ¿dónde se originó el incendio? Tanto el brigadier mayor de los bomberos, Manuel Vera, como el general Carlos Tuse, director ejecutivo de Seguridad Integral, aseguraron que el incendio comenzó en la fábrica de suelas y calzados ubicada en la avenida Independencia 1861 y que luego alcanzó un almacén de medicinas para situaciones de emergencia del Minsa.

"El fuego se propagó por la cantidad de químicos y elementos inflamables dentro de la fábrica", coincidieron en afirmar. Sin embargo, un vecino de la zona, que se identificó como Israel, dijo a los medios de comunicación que a las 7:33 de la noche del martes empezó el incendio en la parte del almacén del Minsa.

Las investigaciones se encuentran a cargo de Seguridad del Estado y la Fiscalía.
Patricia García, ministra de Salud, descartó cualquier desabastecimiento. "Felizmente hemos estado comprando y repartiendo, solo hay un par de hospitales a los que no se les entregó ayer (martes). Ya se hicieron las acciones administrativas y tenemos un almacén disponible y hemos hecho un llamado a los proveedores para que las medicinas que se deben entregar sean llevadas a ese almacén", explicó.

La titular del sector Salud insistió en que esta situación no afectará a los hospitales de emergencia de nuestra ciudad.

Además, precisó que las investigaciones en torno al incendio están a cargo de la la Policía.

Datos
Héroes. ​Los bomberos fueron declarados héroes por el Cuerpo de Bomberos, informó​ ​un comunicado.​ También los ascendieron al grado inmediato superior.
Pesar. El comandante Víctor Mondragón dijo que los familiares recibirán los beneficios de ley. El velatorio será en la compañía Roma 2, en la plaza Bolívar.
Jorge Cerdán